martes, 18 de septiembre de 2012

ROSQUILLOS FRITOS



Hoy os dejo otra de las recetillas de la saga familiar.
No sabría decir cuántas tardes he pasado con mi madre haciendo estos roscos. Desde pequeñita me aficioné a cocinarlos y, como no, a comerlos (llegaba a comerlos calientes con la excusa barata de probar por si no estaban buenos, jejeje).
Espectaculares para invitar a merendar a los amigos, para fiestas infantiles e incluso para permitirnos ese caprichito...
Aprovechad para hacerlas en buena compañía y disfrutad de la velada.

INGREDIENTES (salen unos 18 roscos por huevo):
Por cada huevo XL:
- 7 cucharadas de leche (unos 40 gr)
- 7 cucharadas de azúcar (unos 90 gr)
- 5 cucharadas de aceite (unos 25 gr)
- 1/2 sobre de levadura.
- Ralladura de 1/2 limón y 1/2 naranja
- 200 gr de harina
- Azúcar para espolvorear.

PREPARACIÓN TRADICIONAL:
Se baten los huevos y se añaden el resto de ingredientes. Amasar todo hasta ver que se pueden formar los roscos con las manos (con las manos mojadas en aceite).
Freir en abundante aceite a temperatura no muy fuerte e ir echando aceite de la sartén encima de ellos mientras se cocinan, para que suban y se rajen. Cuando estén dorados sacar del fuego y pasar por azúcar cuando aún están calientes.
Servir en frío.

PREPARACIÓN EN THERMOMIX:
Rallar el limón y la naranja a velocidad máxima. 
Agregar todos los ingredientes y batir 30 seg a velocidad 6.
Hacer los roscos con las manos untadas en aceite y freir en aceite no muy caliente. Mientras se fríen es muy importante ir echando aceite de la propia sartén encima de los roscos, para que crezcan y se rajen.
Sacar cuando estén dorados y pasar por azúcar aún en caliente.
Servir fríos (si os podéis aguantar!!!).


Espero que disfrutéis cocinándola tanto como comiéndola!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario